Cofidis sí quiere prestar monises, Pertenencias, EL PA – S

Cofidis sí quiere prestar plata

Conocida por sus préstamos rápidos, Cofidis quiere potenciar otros productos para competir con la banca tradicional.

En pleno proceso de desendeudamiento de empresas y familias españolas, el crédito al consumo sigue despeñándose. Y en un mercado en el que han desaparecido multitud de empresas que antaño de la recesión daban créditos personales a seguro, Cofidis, hoy en manos de Crédit Mutuel, planea seguir creciendo en España con nuevos productos y canales. Superado el depresión de 2009, cuando registró pérdidas al tener que realizar fuertes dotaciones, Cofidis rompió el año pasado la tónica de su sector y concedió préstamos por un coste de 368,5 millones de euros, lo cual supuso aumentar el monto en un 4,7% respecto al año antedicho.

Encima de presumir de ser una de las entidades que han sobrevivido a la crisis de consumo, Cofidis puede sacar pecho respecto a su competencia, al deber aumentado su concesión de préstamos. Y no solo eso. En plena crisis, se propone crecer y competir con la banca tradicional. “Nuestra inclinación es estar en todo el mercado financiero, no solo en el del crédito rápido”, afirma el director normal de Cofidis, Juan Sitges.

El año pasado, la firma dio créditos por 368,5 millones, un 4,7% más

Ese aumento del crédito tiene que ver, pues, con la táctica que ha adoptivo la financiera y que pasa por diversificar su cartera de productos y, por consiguiente, incluso de clientes. Esta última se incrementó el año pasado prácticamente el 3%, hasta los 796.831 usuarios activos. La telefonista del anuncio de Cofidis antaño ofrecía Tu pasta directo. Ahora ha pasado a contar al telespectador Tus proyectos tienen crédito. “Seguimos con nuestros pequeños proyectos de tutela de entre 1.000 y 3.000 euros para deyección no específicas, desde el televisor que debe ser reparado hasta la financiación de un capricho como un delirio”, asegura Sitges.

Sin requisa, ese mercado “es restringido”, admite Sitges. El año 2013, en opinión de la patronal del sector, no será bueno para el crédito. Según la Asociación Doméstico de Establecimientos Financieros de Crédito, durante el control pasado se concedieron 20.160 millones de euros en créditos al consumo. En ese resultado tiene mucho que ver la caída en las ventas de turismos, que retrocedieron hasta niveles de 1986, según la patronal de los fabricantes Anfac. Las entidades de crédito el año pasado destinaron 5.872,5 millones de euros a financiar la adquisición de vehículos nuevos, el 7,86% menos que el año previo, mientras que se dieron otros 14.287,5 millones para consumo, el 4,44% menos.

La empresa rechaza hasta el 85% de las peticiones que recibe

A la par, la morosidad del sector se resiste a ceder, y, según la misma patronal, el año pasado, la tasa en el sector del crédito a la automovilismo era del 11,7%, mientras que la de los préstamos para consumo se situaba en el 14,38%. Todo ese contexto ha llevado a Cofidis al segmento del préstamo esquema. “Lo hemos analizado y tiene un nivel de morosidad mucho más bajo que un crédito personal”, explica Sitges. Para competir con el resto de entidades financieras, igualmente la banca tradicional, el punto de partida será un interés del 4,95%.

“Es la persona de ómnibus”, advierte gráficamente Sitges. Ese precio es el que llevarán los créditos para financiar los estudios. “Cofidis tiene imagen de caro, porque el producto que más se conoce de la firma es el del crédito rápido, que equivale a las tarjetas. En el crédito plan estaremos en el interior de los mismos precios que el resto de instituciones; en el de estudios, incluso mejores, y en los demás nos hallaremos en una situación competitiva”, asegura.

El otro producto que Cofidis ha animado al mercado es la polímero de crédito. “Era una petición de nuestros clientes. Siempre hemos dicho que Cofidis es la maleable sin maleable”, afirma Sitges. Los consumidores que tengan un crédito revolving —que permite retornar a utilizar el valía concedido a medida que se va amortizando—, con la firma podrán disponer de más financiación sin tener que solicitarlo a la entidad. En caso de usar la maleable para retirar efectivo de un cajero, la comisión será del 2% de la cantidad, con un imperceptible de dos euros por transacción.

La segunda vía para comprender clientes es la de aparecer a los puntos de traspaso. Hasta ahora, Cofidis había trabajado con otras empresas en la traspaso a domicilio. “Nos estamos abriendo al punto de liquidación de la mano de comerciantes para financiar sus productos, desde electrodomésticos hasta muebles. E, incluso, bicicletas, por nuestra relación con el ciclismo. ¡Se sorprenderían de las bicicletas de más de mil euros que se venden en España!”, afirma Sitges. Paralelamente, la empresa se valdrá todavía de las participadas de su asociado de relato y de su alianza con el Bandada Popular. Por ejemplo, en el circunscripción de los seguros, Sitges afirma que Cofidis realizará actuaciones yuxtapuesto a la antigua Agrupació Mútua, la aseguradora catalana hoy en manos de la joint venture formada por Crédit Mutuel y el RACC.

Todos esos nuevos pasos, y los que Sitges anuncia que llegarán este año, deben servir para dar aniquilamiento a la banca. “Teníamos un problema de imagen y de que debíamos consolidarnos como empresa”, afirma el director militar de la empresa. De momento, la empresa se siente reforzada adentro de un sector donde han desaparecido multitud de compañías. Tras el socavón de 2009, cuando entró en pérdidas por unas “provisiones muy agresivas” para purificar el comprobación, la empresa vuelve a estar en unos números verdes de en torno a 40 millones de euros, según Sitges. “Teníamos generaciones de crédito muy antiguas que han ido relativamente proporcionadamente”, sostiene Sitges, quien explica que cuando comenzó la crisis se decidió producirse personal del dominio comercial a la de riesgos.

Cofidis tiene, no obstante, una segunda palanca con la que trabajar en plena crisis. Se prostitución de la encargo del peligro y de la cartera de morosidad. “En el momento más detención llegamos al 30%. Hoy estamos en el 19% sobre recuento y un 3% sobre la cuenta de resultados, lo cual es una monograma magnífica”, sostiene Sitges. Las condiciones del mercado hacen que no todo el mundo pueda percibir un préstamo y, de hecho, la firma rechaza el 85% de las solicitudes. La empresa prostitución de evitar, encima, la vía jurídico para recuperaciones de créditos pequeños. Y por ello, en ocasiones ha llegado a situaciones como la de agenciárselas a un deudor en su puesto de trabajo. La Audiencia Doméstico dio la razón a Cofidis, pero, ¿dónde queda la confidencialidad? “En esa sentencia queda claro que Cofidis nunca vulneró la privacidad. Otra cosa es que intentara encontrar a un cliente para no ir al sentenciador y que, con ese deseo, hiciera cosas que no debería acontecer hecho. La sentencia dice que todos los libros de formación, todos los cursos y todos los libros dejan clara la confidencialidad de los datos”, dice Sitges. Los costes judiciales, afirma, no compensan en estos casos. “Hacemos quitas y esperas. Nuestro interés es que estas cuestiones se resuelvan admisiblemente”, agrega.

Cofidis sí quiere prestar moneda, Crematística, EL PA – S

Cofidis sí quiere prestar caudal

Conocida por sus préstamos rápidos, Cofidis quiere potenciar otros productos para competir con la banca tradicional.

En pleno proceso de desendeudamiento de empresas y familias españolas, el crédito al consumo sigue despeñándose. Y en un mercado en el que han desaparecido multitud de empresas que ayer de la recesión daban créditos personales a inofensivo, Cofidis, hoy en manos de Crédit Mutuel, planea seguir creciendo en España con nuevos productos y canales. Superado el badén de 2009, cuando registró pérdidas al tener que realizar fuertes dotaciones, Cofidis rompió el año pasado la tónica de su sector y concedió préstamos por un cuantía de 368,5 millones de euros, lo cual supuso aumentar el monto en un 4,7% respecto al año inicial.

Encima de presumir de ser una de las entidades que han sobrevivido a la crisis de consumo, Cofidis puede sacar pecho respecto a su competencia, al activo aumentado su concesión de préstamos. Y no solo eso. En plena crisis, se propone crecer y competir con la banca tradicional. “Nuestra gusto es estar en todo el mercado financiero, no solo en el del crédito rápido”, afirma el director normal de Cofidis, Juan Sitges.

El año pasado, la firma dio créditos por 368,5 millones, un 4,7% más

Ese aumento del crédito tiene que ver, pues, con la logística que ha prohijado la financiera y que pasa por diversificar su cartera de productos y, por consiguiente, incluso de clientes. Esta última se incrementó el año pasado prácticamente el 3%, hasta los 796.831 usuarios activos. La telefonista del anuncio de Cofidis antaño ofrecía Tu capital directo. Ahora ha pasado a contar al telespectador Tus proyectos tienen crédito. “Seguimos con nuestros pequeños proyectos de pagaduría de entre 1.000 y 3.000 euros para deyección no específicas, desde el televisor que debe ser reparado hasta la financiación de un capricho como un alucinación”, asegura Sitges.

Sin requisa, ese mercado “es acotado”, admite Sitges. El año 2013, en opinión de la patronal del sector, no será bueno para el crédito. Según la Asociación Doméstico de Establecimientos Financieros de Crédito, durante el deporte pasado se concedieron 20.160 millones de euros en créditos al consumo. En ese resultado tiene mucho que ver la caída en las ventas de turismos, que retrocedieron hasta niveles de 1986, según la patronal de los fabricantes Anfac. Las entidades de crédito el año pasado destinaron 5.872,5 millones de euros a financiar la negocio de vehículos nuevos, el 7,86% menos que el año preliminar, mientras que se dieron otros 14.287,5 millones para consumo, el 4,44% menos.

La empresa rechaza hasta el 85% de las peticiones que recibe

A la par, la morosidad del sector se resiste a ceder, y, según la misma patronal, el año pasado, la tasa en el sector del crédito a la automovilismo era del 11,7%, mientras que la de los préstamos para consumo se situaba en el 14,38%. Todo ese contexto ha llevado a Cofidis al segmento del préstamo tesina. “Lo hemos analizado y tiene un nivel de morosidad mucho más bajo que un crédito personal”, explica Sitges. Para competir con el resto de entidades financieras, asimismo la banca tradicional, el punto de partida será un interés del 4,95%.

“Es la capital de guagua”, advierte gráficamente Sitges. Ese precio es el que llevarán los créditos para financiar los estudios. “Cofidis tiene imagen de caro, porque el producto que más se conoce de la firma es el del crédito rápido, que equivale a las tarjetas. En el crédito tesina estaremos interiormente de los mismos precios que el resto de instituciones; en el de estudios, incluso mejores, y en los demás nos hallaremos en una situación competitiva”, asegura.

El otro producto que Cofidis ha emprendedor al mercado es la plástico de crédito. “Era una petición de nuestros clientes. Siempre hemos dicho que Cofidis es la plástico sin plástico”, afirma Sitges. Los consumidores que tengan un crédito revolving —que permite retornar a utilizar el cuantía concedido a medida que se va amortizando—, con la firma podrán disponer de más financiación sin tener que solicitarlo a la entidad. En caso de usar la polímero para retirar efectivo de un cajero, la comisión será del 2% de la cantidad, con un reducido de dos euros por transacción.

La segunda vía para vislumbrar clientes es la de presentarse a los puntos de liquidación. Hasta ahora, Cofidis había trabajado con otras empresas en la traspaso a domicilio. “Nos estamos abriendo al punto de traspaso de la mano de comerciantes para financiar sus productos, desde electrodomésticos hasta muebles. E, incluso, bicicletas, por nuestra relación con el ciclismo. ¡Se sorprenderían de las bicicletas de más de mil euros que se venden en España!”, afirma Sitges. Paralelamente, la empresa se valdrá igualmente de las participadas de su asociado de remisión y de su alianza con el Lado Popular. Por ejemplo, en el circunscripción de los seguros, Sitges afirma que Cofidis realizará actuaciones yuxtapuesto a la antigua Agrupació Mútua, la aseguradora catalana hoy en manos de la joint venture formada por Crédit Mutuel y el RACC.

Todos esos nuevos pasos, y los que Sitges anuncia que llegarán este año, deben servir para dar guerrilla a la banca. “Teníamos un problema de imagen y de que debíamos consolidarnos como empresa”, afirma el director genérico de la empresa. De momento, la empresa se siente reforzada internamente de un sector donde han desaparecido multitud de compañías. Tras el depresión de 2009, cuando entró en pérdidas por unas “provisiones muy agresivas” para arreglar el balanceo, la empresa vuelve a estar en unos números verdes de en torno a 40 millones de euros, según Sitges. “Teníamos generaciones de crédito muy antiguas que han ido relativamente adecuadamente”, sostiene Sitges, quien explica que cuando comenzó la crisis se decidió suceder personal del ámbito comercial a la de riesgos.

Cofidis tiene, no obstante, una segunda palanca con la que trabajar en plena crisis. Se alcahuetería de la gobierno del aventura y de la cartera de morosidad. “En el momento más suspensión llegamos al 30%. Hoy estamos en el 19% sobre oscilación y un 3% sobre la cuenta de resultados, lo cual es una signo magnífica”, sostiene Sitges. Las condiciones del mercado hacen que no todo el mundo pueda admitir un préstamo y, de hecho, la firma rechaza el 85% de las solicitudes. La empresa manejo de evitar, encima, la vía procesal para recuperaciones de créditos pequeños. Y por ello, en ocasiones ha llegado a situaciones como la de inquirir a un deudor en su puesto de trabajo. La Audiencia Doméstico dio la razón a Cofidis, pero, ¿dónde queda la confidencialidad? “En esa sentencia queda claro que Cofidis nunca vulneró la privacidad. Otra cosa es que intentara encontrar a un cliente para no ir al árbitro y que, con ese deseo, hiciera cosas que no debería tener hecho. La sentencia dice que todos los libros de formación, todos los cursos y todos los libros dejan clara la confidencialidad de los datos”, dice Sitges. Los costes judiciales, afirma, no compensan en estos casos. “Hacemos quitas y esperas. Nuestro interés es que estas cuestiones se resuelvan aceptablemente”, agrega.

Ver este video: reunificar prestamos sin garantia hipotecaria


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *