El Comparador Lider de Depósitos, Credimarket, Bankimia

Comparador de depósitos

Un depósito es un producto de parquedad que facilita al cliente cierta rentabilidad a cambio de tener el parné en el sotabanco durante un periodo de tiempo concreto.

La rentabilidad puede ser fija o variable (si ésta depende de un tipo de relato, unas acciones…) y puede ser en forma de plata o regalos, si admisiblemente éstos últimos proliferan cada vez menos.

Los depósitos son uno de los productos favoritos de los ahorradores más conservadores pues se asumen pocos riesgos. Así, además de estar asegurados por la entidad, también lo están por el Fondo de Garantía de Depósitos. español o del país al que esté la entidad adherida.

En el comparador de depósitos bancarios reunimos toda la información acerca de los plazos que se comercializan en España. Están distribuidos en función si son a corto plazo (dos, tres o seis meses, o un año) o a desprendido plazo (hasta a cinco años), si la remuneración es un regalo, si son estructurados o en divisas.

Actualizamos a diario sus características: Intereses (TAE) que ofrece, plazo de la imposición, si exige un valor mínimo o la contratación de otros productos de la entidad, si añade penalizaciones por cancelación ayer de tiempo, a qué Fondo de Garantía de Depósitos está adscrito (español, austriaco, italiano…).

Podrás, además, calcular los intereses que obtendrás, en cada periodo de liquidación de intereses, si usas el simulador de depósitos.

El papeleo que se debe hacer a la hora de contratar un depósito bancario no difiere de cuando se abre una cuenta corriente aunque puede variar en función de la entidad. Con todo, en la decanoía de los casos, lo que se suele pedir es el nombre y apellidos de la persona que lo contrata, su DNI, la dirección, un teléfono de contacto y una dirección de correo electrónico.

Si perfectamente se tráfico de un producto sencillo, ayer de contratar un depósito, es importante tener en cuenta varios aspectos. El plazo es uno de ellos, asimilar durante cuánto tiempo no vamos a poder tocar el metálico y si vamos a poder cumplir con él ya que de retirar la imposición ayer de lo resuelto puede conllevar penalizaciones.

También se debe tener en cuenta la rentabilidad que se va a obtener, para ello nos hemos de fijar en la TAE (Tasa Anual Equivalente). Y si existe un precio mínimo a la hora de contratar el depósito y si exige vinculaciones, como la contratación de una cuenta o la domiciliación de una nómina, ya que pueden conllevar el plazo de comisiones.

Finalmente, nos tenemos que fijar en si la renovación del plazo es automática o no ya que puede volverse a difundir sin que nos interese o con una TAE inferior.

No existe una respuesta concreta ya que las entidades van modificando las rentabilidades que ofrecen con sus depósitos. Además, la idoneidad puede variar en función del perfil del cliente, del hacienda que dispone y de cuánto tiempo puede prescindir de él.

Hace unos años, entre 2011 y 2012, se produjo la denominada “aniquilamiento del pasivo”, en que las entidades ofrecían rentabilidades por encima del 4,00% o el 5,00% TAE. Pero son cifras que ya no se ven adecuado a varios factores. Entre ellos, la recomendación del Tira de España, en 2013, de poner unos topes en las rentabilidades que ofrecían los bancos, así como las políticas del Asiento Central Europeo de descontar los tipos de interés.

Existen varios tipos de depósitos bancarios, si aceptablemente los más habituales son:

  • Depósitos a plazo fijo. Son los tradicionales. Ofrecen una rentabilidad determinada durante un periodo de tiempo. En ese plazo, el parné no se puede sacar el fortuna del cárcel.
  • Depósitos con regalo. En extensión de remunerar con monises, se entrega un regalo. Al igual que el plazo fijo, el caudal debe de estar en el asiento durante un tiempo determinado.
  • Depósitos estructurados. Toda o parte de su rentabilidad está vinculada a un índice de narración (Euribor. ), bursátil (Ibex-35, Dow Jones. ), cartera de acciones… Pueden ser combinados (una parte del renta se deposita en un plazo fijo tradicional y el restante, a un índice de relato, bursátil, etc.) o en divisa (el fortuna se invierte en una moneda diferente al euro, como libras esterlinas, francos suizos, yenes…).
  • La retención sobre los intereses generados por los depósitos ha variado en los últimos años. En 2016 se aplicará un 19% para rentas de renta inferiores a 6.000 euros; un 21% para aquellas entre 6.000 y 23.999 euros, y un 23% a partir de 24.000 euros.

    Los depósitos a plazo fijo son uno de los productos de hucha más seguros que existen ya que el inversor no corre ningún peligro ya que están garantizados por la solvencia de la entidad.

    Así, pase lo que pase con los tipos de interés o de narración o la bolsa, una vez transcurrido el plazo fijado con el lado, si en ese tiempo no ha tocado el efectivo, tomará su inversión más los intereses acordados.

    Y en caso de deterioro o concurso de acreedores del sotabanco, el Fondo de Garantía de Depósitos le cubre hasta 100.000 euros por titular y cuenta.

    No existe una norma ya que necesitará del valor invertido, la rentabilidad que ofrezca el plazo fijo, el plazo…

    Para conocer las ganancias netas que se obtendrán con un plazo fijo puedes utilizar nuestro simulador de depósitos online, en el que incorporando datos como el interés, el plazo y el periodo de liquidación de intereses (mensual, trimestral, semestral, anual o a vencimiento) podrás conocer el valor neto que tomarás en cada periodo de liquidación.

    Una de las condiciones para obtener la remuneración acordada es que el caudal no se mueva del porción durante un tiempo determinado, en función del depósitos, desde meses a años.

    Con todo, si el titular del depósito necesita retirar el cuartos ayer de la data de vencimiento, lo más probable es que tenga que admitir una penalización. Ésta no puede aventajar, por ley, los intereses generados. En otras palabras, siempre se recuperará el 100% del fortuna invertido.

    El Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) es un organismo que cubre las inversiones hechas en determinados productos bancarios si la entidad financiera de la que dependen se declara en concurso de acreedores o quebranto.

    No todos los productos financieros están garantizados por el FGD. Sí lo están cuentas corrientes, cuentas de capital, depósitos a plazo fijo y de títulos, siempre que haya importes garantizados. No lo están inversiones en bolsa; fondos de inversión y planes de pensiones; avalarés, bonos y obligaciones, y seguros de parquedad.

    El FDG cubre un máximo de 100.000 euros por cada titular de una cuenta. No todas las entidades financieras que operan en España están adheridas al fondo de aquí, si no que en algunos casos lo están al de sus países de origen: Alemania, Francia, Holanda, Luxemburgo…

    Las coberturas pueden ser diferentes en función del país, si aceptablemente los Fondos pertenecientes a la Unión Europea han de avalar un mínimo de 50.000 euros por titular y entidad.

    Ver este video: PRESTAMOS PERSONALES – DINERO EN EL ACTO


    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *